top of page

¿Qué lugar ocupo en mi familia?

Si no ocupo mi lugar, no estoy cumpliendo mi propósito divino.

Cuando se toma la decisión de venir a la Tierra, decidimos entrar en una historia donde estaban escritas muchas situaciones desde generaciones anteriores. Esa historia es la de nuestra familia. Allí, encontramos que hay un drama y una de nuestras misiones es saber manejarlo, para no formar parte de él, porque si lo hacemos se nos convierte en un trauma, es decir, en un estilo de vida que nunca te va a permitir descubrir quién eres en realidad.

No es casualidad dónde te mueves en la Tierra, ni dónde naciste o la ciudad en la que vives. Todos elegimos entrar por un canal, que en este caso es la mamá, y una historia. Sin embargo, a veces nos dormimos pensando que lo que nos tocó, nos tocó y nos conformamos. Cuando estar en esa familia es una oportunidad para corregir errores que han estado haciendo daño a muchas personas. Sin embargo, estamos en la tierra del error, y vamos a seguir equivocándonos, pero la clave siempre estará en no hablar desde la culpa, sino desde la responsabilidad y preguntarme: ¿qué voy a hacer? Observa lo que haces, revisa tus actitudes, eso te dará pistas desde dónde estás accionando en tu vida.


Las familias son un sistema y un esquema, son como los órganos del cuerpo, cada uno tiene una función específica y quién no la cumple, daña el resto. Además, en las familias es normal sentir que hay diferencias entre los integrantes y es porque cada uno es una alma muy diferente y en diversas frecuencias. Por eso, es bueno preguntarse y hacer consciencia del lugar que ocupas en ella, por ejemplo, ¿cuántos hermanos tienes? ¿Cuál es el mayor, el del medio o el menor? ¿Qué espera la familia de mí? ¿Soy la ‘oveja negra’? Esto nos permite situarnos donde estamos y reconocer que por no estar donde nos corresponde, no prosperamos y no podemos desarrollar nuestros potenciales.


La familia egregor (ego en error) durante muchos años se encarga de formar un personaje que es tu rol dentro de ella, por ejemplo, para que lo entiendas mejor, recuerda qué frases te decían de pequeño que caracterizaban tu forma de ser (el inquieto, el malgeniado, la dramática, la fastidiosa, etc). Todo esos calificativos son los que te han limitado a ser lo que realmente eres, porque eres lo opuesto, tu potencial es lo opuesto a todo eso.

El papel de la familia es hacerte la resistencia porque te quieren dejar en ese lugar, pero es ahí dónde practicas tus potenciales y los dejas salir. Todo esto es un gran aprendizaje de vida.

5 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comentarios


bottom of page